Available Translations:

Un grupo de discusión en acción 

Los grupos de discusión revelaron las tensiones locales y la necesidad de diálogo 

La Dra. Susan Conlon (Universidad de Bristol) informa sobre su primer viaje social a Boyacá (Colombia) con sus colegas la Dra. María Paula Escobar-Tello y Lauren Blake (Universidad de Bristol). Su importante contribución al proyecto PARAGUAS es establecer cómo la gente está interactuando con el funcionamiento de los páramos, la fuente de agua para muchos en Colombia. 

En julio de 2019 realizamos nuestro primer viaje de trabajo de campo en ciencias sociales. María Paula Escobar y yo, junto con Lauren Blake1, nos propusimos explorar los diferentes conjuntos de tensiones socioculturales y políticas que surgen del cambio de uso de la tierra y el agua en los páramos, provocado en parte por las controvertidas políticas de conservación del Estado. Pasamos tres semanas viajando entre Bogotá y el páramo de Guantiva–La Rusia, en el departamento de Boyacá, para entender el cambiante paisaje físico y social del páramo. A través de entrevistas, grupos de discusión, y debates informales, comparamos opiniones, percepciones e información del gobierno, las ONG, las organizaciones comunitarias, y los agricultores. 

Además de proporcionar datos importantes para explorar nuestras preguntas de investigación, el viaje reforzó las impresiones previas de los miembros del equipo de PARAGUAS sobre la necesidad urgente de considerar críticamente cómo los participantes del proyecto pueden acceder y utilizar el conocimiento generado por PARAGUAS, para que podamos tener un impacto duradero en la toma de decisiones ambientales en la región. 

Ya estamos a finales de septiembre y pronto volveré a Colombia para una segunda ronda de recopilación de datos en octubre. Así que, aunque yo no soy reportera, este es un resumen que sentí la necesidad de compartir con ustedes. 

Trabajo de campo - nuestro enfoque 

A través de la escucha, quisimos establecer cómo la población local articula su comprensión de la función de regulación del agua de los páramos, y cómo esta población y otros actores perciben su propio impacto sobre este papel ecológico. La investigación sobre las tensiones ambientales y la conservación ha examinado el carácter cambiante reciente de los recursos naturales, incluida el agua, que ha pasado de ser considerada como un derecho que debe ser protegido por el Estado, a ser un activo comercial para la explotación privada. Otros han explorado las políticas de conservación y su reconocimiento y compromiso con diversos conocimientos ecológicos y prácticas socioculturales en determinados ecosistemas.. A partir de estos enfoques, quisimos comprender si las circunstancias históricas y las prácticas de subsistencia de los habitantes de los páramos, a menudo enraizados en los recursos del páramo, se han tenido en cuenta en las políticas estatales destinadas a proteger los páramos, y de qué manera. ¿Cuáles son las consecuencias de estas políticas en las relaciones sociales y los medios de vida de las personas que viven en los páramos y sus alrededores? 

Dónde estábamos y qué hicimos 

Comenzamos nuestro viaje en Bogotá donde entrevistamos a los principales actores institucionales con influencia en la toma de decisiones ambientales en los páramos a nivel nacional. Entrevistamos a miembros del Instituto Humboldt, el Ministerio de Agricultura y la Sociedad Agrícola de Colombia, el mayor sindicato agrícola del país. También hablamos con académicos de la Universidad Nacional. 

Desde allí, nos trasladamos a Tunja, la capital del departamento de Boyacá, situada aproximadamente a tres horas al noreste de Bogotá. Allí nos reunimos con nuestro técnico de campo y coordinador de logística local, Jeffrey Prieto, y procedimos a entrevistar a los miembros del departamento del gobierno regional y de Corpoboyacá. Corpoboyacá es un importante actor político en la toma de decisiones ambientales. Es responsable de administrar los planes y proyectos ambientales en Boyacá y establece las normas y directivas para el manejo de las cuencas hidrográficas de acuerdo con la legislación y las políticas nacionales. Estos fueron conjuntos de entrevistas cruciales que prepararon el escenario para entender los tipos de tensiones y dinámicas que encontraríamos en nuestras interacciones con la gente que vive en el páramo de Boyacá y sus alrededores. 

Al comenzar la segunda fase de nuestro trabajo de campo, que consistía en comprender el contexto local, se nos unió Rebecca Andrasko, una estudiante de maestría que trabaja con los economistas ambientales del proyecto, Dominic Moran y Juan Afanador (Universidad de Edimburgo). Nuestros sitios de interés fueron los municipios de Duitama, Santa Rosa de Viterbo, Belén, Tutazá, Susacón y las poblaciones rurales gobernadas por estas autoridades municipales que viven dentro o cerca del límite del páramo de Boyacá. 

Cosecha de papas en el Páramo

Cosecha de papas. 

Los páramos de Boyacá cubren un terreno inmensamente diverso e impresionante de colinas onduladas y microcuencas. Los diversos grados de actividades humanas que se manifiestan, por ejemplo, en los campos de papa plantados, el pastoreo de caballos y ganado, la labranza de la tierra para drenar el agua o la canalización artificial del agua para facilitar el traslado entre las casas y las aldeas. Las poblaciones rurales de Colombia se denominan veredas, una división territorial llamada así por su formación a lo largo de las veredas o caminos que históricamente permitieron las comunicaciones entre los municipios2. El hecho de centrarnos en estos municipios y en las veredas respectivas nos permitió explorar el carácter polifacético y local de las tensiones locales relacionadas con la política nacional de conservación de los páramos. 

El paisaje de Páramo.

El paisaje de Páramo. 

Con base en Duitama, entrevistamos a las personas involucradas en la planificación ambiental en cada uno de los municipios, así como a las autoridades del agua, como Empoduitama, encargadas de proteger las fuentes de agua y los acueductos en el páramo. Utilizando los contactos desarrollados en nuestra anterior campaña de trabajo de campo, organizamos grupos de discusión con miembros de las Juntas de Acción Comunal y de las Juntas de Acueducto en cada vereda. Las Juntas son organizaciones locales importantes por su influencia en la toma de decisiones sobre la tierra y el agua y el establecimiento de normas locales. Estas actividades se combinaron con entrevistas individuales con los agricultores, a veces al aire libre y caminando, o en casa con otros miembros de la familia, donde a menudo nos ofrecían un tinto campesino, café negro preparado con panela (un bloque de caña de azúcar cruda). 

Revelando grupos de enfoque 

Iniciamos las actividades del grupo pidiendo a la gente que dibujara un mapa de su vereda y de los sitios y recursos importantes, incluidas las fuentes de agua, en la zona. Esto no tenía la intención de elaborar un mapa exacto en sí mismo, sino más bien apoyar a desencadenar un debate de grupo sobre su relación con el páramo y sobre cómo la tierra y el agua habían cambiado con el tiempo. 

Estas discusiones resultaron más difíciles de lo esperado: los participantes nos desafiaron a justificar nuestra presencia en su pueblo, nuestro interés por el agua en el páramo y a explicar el fundamento de nuestras preguntas. Las acusaciones de trabajar para una "multinacional" con intenciones solapadas de robar su agua o el conocimiento de la misma, revelaron una preocupación latente por la protección de sus recursos y una desconfianza recurrente hacia la autoridad y los "expertos" de la región. Si bien estas conversaciones a veces prolongaron la actividad, en detrimento de nuestras preguntas planificadas, resultó ser un espacio importante para que los residentes expresaran sus preocupaciones y para que nosotros, como investigadores, tratáramos de crear confianza. Además, fueron muy reveladoras las tensiones locales y cómo estas tensiones son percibidas por las poblaciones de los páramos, que tienen fuertes opiniones sobre algunos de los actores involucrados. 

Hablando con las comunidades locales

Las comunidades locales expresan sus opiniones y preocupaciones durante los debates de grupo. 

Para mí, estas actividades de grupo resaltaron que, si nuestra intención es tener un impacto duradero en la toma de decisiones ambientales en la región y tomar en serio las preocupaciones de los más vulnerables tanto a los impactos del cambio climático como a las políticas introducidas para abordarlos, entonces debemos preguntar a los grupos participantes cómo les gustaría que se accediera y se utilizara el conocimiento generado por nuestro proyecto. 

Lo que quedó claro al hablar con los habitantes locales fue su genuina preocupación por el estado degradado de los páramos, su reconocimiento a menudo franco de los efectos de sus actividades, así como su apertura a la adaptación de sus prácticas de subsistencia, incluso el desarraigo de sus hogares si fuera necesario, en la búsqueda de formas alternativas de vivir en los alrededores del páramo. Sin embargo, no se puede ni se debe esperar que lo hagan sin el diálogo y la participación en la formulación de políticas directamente relacionadas con sus vidas y medios de vida. Tanto las autoridades ambientales como los investigadores deben trabajar con la gente a nivel local para comprender sus historias de vida y familiares, a menudo complejas, y sus necesidades y preocupaciones de desarrollo cotidiano, para tratar de encontrar formas alternativas de vida verdaderamente viables y significativas. 

El equipo de PARAGUAS está analizando actualmente los datos reunidos en este viaje con miras a regresar a Colombia para una segunda ronda de recopilación de datos en octubre de 2019. 

1 Lauren también está trabajando actualmente con María Paula en otro proyecto con base en Colombia llamado PorElPáramo

2 Hay más de 30.000 veredas en Colombia, donde vive una cuarta parte de la población nacional.